Aparato propagandíatico de Carlos Joaquín en Quintana Roo, al puro estilo Borgista

Durante el gobierno de Roberto Borge (2011-2016) se construyó una extensa red de convenios y salarios al sector periodístico del estado de Quintana Roo, misma estructura que el ex gobernador Félix González había aceitado durante su sexenio. Según información publicada por Borge al final de su mandato a través de los órganos de transparencia dio a conocer la lista de convenios y pagos que realizó durante su administración para evidenciar a los comunicadores que ya estaban volteando banderas hacia Carlos Joaquín desde el momento en que se dio a conocer su papel como gobernador electo.

Durante la administración borgista se construyó un brazo propagandístico con el financiamiento millonario proveniente del erario público de Quintana Roo para respaldar al régimen operado por Partido Revolucionario Institucional (PRI) a través de su clase política. Sin embargo, la ominosa des-administración de Borge y su quinquenio faraónico basado en el millonario endeudamiento del estado no pudo ser ocultado por la mediocridad informativa del aparato informativo del régimen, por lo qué las redes sociales fundamentadas en trabajos periodísticos de portales digitales nacionales incidieron en la inevitable democratización de la información que derivó en la transición-partidista-light encabeza por un miembro excelso de la clase política el estado, Carlos Joaquín González, que logró aglomerar una mayoría relativa para llegar al Palacio de Chetumal, mismo que su familia ha ocupado anteriormente con Pedro Joaquín Coldwell.

El avance democrático durante las elecciones a gobernador de Quintana Roo en 2016 donde triunfó la alianza PAN/PRD encabezada por un priista, con la venia de Los Pinos y con el respaldo financiero del grupo de Puebla operado por Moreno Valle (ex-priista), factores coyunturales que permitieron un cambio de grupo en el poder, pero no significó un cambio de régimen político, como si sucedió en Chihuahua, donde Javier Corral continúa des-estructurando las posiciones estratégicas de las instituciones del estado en control del régimen anterior.

Ahora, con el nuevo grupo en el poder en Quintana Roo, acompañado por la casta poblana encabezada por Juan Vergara, en la Secretaría de Finanzas (SefiPlan) se han encargado de construir su aparato propagandístico al mismo estilo borgista pero con diferentes actores, según el empresario Carlos Mimenza, denuncia a través de sus redes sociales a Norma Madero, directora de Luces del Siglo y a Pedro Canché como los principales operadores mediáticos del gobierno de Carlos Joaquín que buscan denostar las investigaciones que realiza en el marco de la Cruzada Nacional en contra de la Impunidad y la Corrupción. 

La conclusión que no ha entendido la administración Joaquinista, es que la sociedad de México y del estado de Quintana Roo evoluciona y se democratiza a través de los nuevos canales de comunicación y el empresario Carlos Mimenza ha llenado ese vacío de información crítica y reflexiva en el estado de Quintana Roo, misma información que la sociedad requiere para avanzar en la construcción de un modelo de ciudadanía responsable y comprometida para terminar con la corrupción imperante en las instituciones del país y sólo a través de los medios de comunicación que estén comprometidos con el ejercicio periodístico veraz y ético trascenderán más allá de los sexenios partidistas.