Carlos Mimenza exhibe la enorme corrupción en los medios de comunicación en México a través del caso de Lydia Cacho

CAMN.- El empresario Carlos Antonio Mimenza Novelo publicó en su plataforma de redes sociales la continuación de la denuncia en contra de la “pseudo periodista” (sic) Lydia Cacho por ser una pieza de la corrupción en los medios de comunicación en México en colusión con políticos y empresarios que ejercen la pederastia como negocio del turismo sexual en Quintana Roo.

Imagen: Carlos Mimenza

Según la investigación realizada por Carlos Mimenza y su equipo jurídico, Lydia Cacho habría sido detenida en apego a derecho y a través del tráfico de influencias de su aliado político, el exgobernador de Quintana Roo, Joaquín Hendricks habría logrado victimizarse a través de falsas denuncias de abuso e intento de violación durante su arresto, situación que revertió mediáticamente su imagen como una periodista perseguida por el gobierno.

Lydia Cacho

Lydia Cacho, operadora mediática del poder, las televisoras y Carmen Aristegui

El caso de Lydia Cacho demuestra la corrupción del sistema judicial en México donde Lydia Cacho a través de sus influencias políticas habría revertido su posición como víctima a través de la manipulación mediática apoyada por Televisa y por su amiga Carmen Aristegui.

Carlos Mimenza documenta diversas inconsistencias en la famosa versión de Lydia Cancho donde quedó como una “héroe nacional del periodismo”, sin embargo, en la investigación queda de manifiesto que Lydia Cacho no fue secuestrada en Cancún para ser trasladada hacia Puebla, si no que se cumplió una orden judicial y jamás fue esposada o mal tratada en algún sentido.

Destaca el caso de Miguel Ángel García Rascón, ex director del grupo hotelero español, Grupo Oasis, personaje mencionado por Lydia Cacho como su amigo plasmado en su libro. Este señor es un violador confeso que cumple una pena de 12 años en prisión por delito de violación. Sin embargo, Carlos Mimenza denuncia que la verdadera mafia del turismo sexual operada presuntamente por el grupo hotelero de españoles, mismo que son patrocinadores de los eventos de Lydia Cacho.

Imagen: Rolling Stone

Cabe mencionar que entre las pruebas que presentó el empresario señaló que en el año 2014 el CIAM de Lydia Cacho recibió 3.5 millones de pesos emanados de recursos públicos, dejando en evidencia su relación gubernamental.

Finalmente, el empresario Carlos Antonio Mimenza señaló el enorme contubernio entre las televisoras y de Carmen Aristegui para montar un show mediático para favorecer a Lydia Cacho y han ignorado el testimonio de Edith Encalada, la víctima protagonista de su libro “Los demonios del Edén”, misma que señala que Lydia Cacho ha lucrando con su historia y ha logrado hacerse de una imagen pública como una periodista en defensa renombrada por denunciar la trata de personas en México, sin embargo, la realidad es que Lydia Cacho es parte de la putrefacción de los medios de comunicación y solamente ha fungido como una pieza de políticos para golpear mediáticamente a sus adversarios en Puebla.

Finalmente, Carlos Mimenza señaló que la verdadera lucha en contra de la trata de personas en México continuará y puntualizó que parte de ese trabajo es desenmascarar a Lydia Cacho por su falso trabajo como defensora de los derechos humanas de las mujeres víctimas de violencia.