En entrevista con la corresponsal de Bloomberg Nueva York sobre los autodefensas

LNR.- La cadena internacional de noticias Bloomberg, considerada una de las agencias más importantes del sector financiero con sede en Nueva York, EE.UU., envió a su corresponsal, Nacha Cattan para entrevistar al empresario Carlos Antonio Mimenza Novelo en la Ciudad de Playa del Carmen, Quintana Roo para conocer a profundidad el fenómeno de violencia a nivel nacional y el llamado a la formación de grupos de autodefensa en la entidad.

A continuación, compartimos la traducción al idioma español hecha por La Nueva Revolución del artículo original publicado en inglés, en el portal de Bloomberg, titulado; Shootout in Cancun: Narcos Take Their War Into Hot Beach Resorts”.

 

Título: Tiroteos en Cancún: Narcos llevan su guerra hacia los Resorts de Playa

Un equipo de expertos en informática y hackers trabajan en una cabaña en Playa del Carmen.Foto: Brett Gundlock / Bloomberg

Carlos Mimenza no dirá si el equipo de 200 hombres que ha montado lleva armas. Tendré que dejarlo a tu imaginación. Mis abogados no me dejan hablar de ello.

Pero vuelan aviones (drones) no tripulados. Llevan máscaras. Algunos son hackers expertos, contratados por el colectivo Anonymous. Operan en una cabaña de lujo en el bosque, su entrada filtrada por una cascada. Afirman tener bajo vigilancia las 24 horas del día al gobernador local, junto con altos funcionarios y policías. Mimenza, un empresario inmobiliario, dice que las autoridades mexicanas son responsables de la propagación de la violencia y la extorsión, en colusión con los cárteles de la droga del país, en vez de proteger a empresarios como él.

Carlos Mimenza es el primer mexicano que dice “no más”. La justicia vigilante ha sido una característica de la década de la guerra contra las drogas, cuando México se convirtió en uno de los lugares más peligrosos del mundo. Lo inquietante es que el “ejército privado de Mimenza” (sic) está llevando a cabo su campaña: No entre los laboratorios de metanfetaminas de Michoacán, o los “badlands” fronterizos de Ciudad Juárez, sino en la localidad de Playa del Carmen, cerca de Cancún. En el corazón de la industria turística que deja una derrama de $ 20 mil millones al año.

Los narcotraficantes ya dominan las franjas de México, ya sea cooptando a funcionarios estatales o desafiándolos abiertamente. Ahora están invadiendo las mecas turísticas de los “spring-breakers” del país como nunca antes, dejando cuerpos en maletas fuera de condominios exclusivos, o disparando discotecas. La burbuja que protege a los amantes de la playa internacional está amenazando con estallar.

Police officers at the scene of a shooting in Puerto Morelos, on July 11.Photographer: Brett Gundlock/Bloomberg

 

El factor Chapo

“Esto podría socavar drásticamente la economía” si la deriva no se detiene, dijo Alejandro Schtulmann, que dirige la consultora de riesgo político Empra en la Ciudad de México. “Las personas que nunca han visitado México van a ser mucho más reacias a venir aquí”.

A nivel nacional, 2017 se está convirtiendo en el año más mortífero de México. Hubo más de 12,000 homicidios en los primeros seis meses, incluyendo 2,234 en junio, el total mensual más alto registrado, según información publicada el viernes por la Secretaría de Gobernación. Parte de eso puede ser resultado del arresto y extradición del jefe de drogas Joaquín “El Chapo” Guzmán.

La captura del capo hizo poco para impulsar las malas calificaciones de la encuesta del presidente Enrique Pena Nieto. El crimen se agravó y el ministro del Interior de Peña Nieto, Miguel Osorio, que fue visto inicialmente como un favorito para suceder a su jefe en la elección presidencial del próximo año, se encontró a la defensiva y luchando por desviar la responsabilidad de la situación.

Eso se debió a que el Cartel de Sinaloa de Guzmán se había debilitado, y su rival, el Cártel Jalisco Nueva Generación, se envalentonó. Su guerra de césped se intensificó y se extendió a oasis previamente pacíficos como Cancún y Playa del Carmen en el Caribe, así como destinos de la costa oeste como Los Cabos. En el estado de Quintana Roo, que incluye los dos primeros complejos, la tasa de homicidios se ha duplicado este año; En Baja California Sur en el Pacífico, casi se cuadruplica.

Infografîa: Bloomberg

Las autoridades de Los Cabos desenterraron 14 cuerpos cerca de una reserva marina en junio. También encontraron una maleta llena de restos humanos en la carretera que conduce a su zona hotelera. La zona hotelera de 14 millas de Cancún es autosuficiente y aislada de rampante violencia de los suburbios de la ciudad; sin embargo, tres hombres fueron abatidos a tiros en un club nocturno allí en noviembre.

La semana pasada, Mary Farmer, una niñera de 52 años de Wisconsin, estaba disfrutando de las olas turquesas justo afuera de ese mismo club. Ella no había oído hablar de las muertes – “es aterrador y tipo de lo pone en el borde, porque puede estar en el lugar equivocado en el momento equivocado” – pero dijo que había estado en Cancún cuatro veces anteriormente, y que podría regresar a vacacionar.

No es sorprendente que muchos turistas no son conscientes de los asesinatos que suceden a su alrededor.Los asesinatos recientes no siempre han hecho que las portadas de los periódicos locales salieran en los vestíbulos de los hoteles. No es casualidad.

Federal Police officers patrol a beach in Cancun on July 12, 2017.Photographer: Brett Gundlock/Bloomberg

Las autoridades de Cancún, Quintana Roo han instado a los medios locales a reducir la cobertura, según dos personas con conocimiento del asunto. Los cárteles, mientras tanto, tienen diferentes métodos, pero una agenda similar. “No quieren sabotearse, porque el momento en que está en las noticias entonces el turismo, la gallina que pone el huevo de oro, se seca,” dijo Schtulmann.

Reporteros de Novedades Quintana Roo, un diario local, recibió cinco amenazas de muerte este año, incluyendo un mensaje de Facebook a un fotógrafo que muestra fotos de su esposa y su hogar, según el editor Cesar Muñoz.

‘Agarra mis cosas’

Si el plan es proyectar una imagen de un hombre de negocios, entonces Mimenza y su equipo no están ayudando. En el sitio web de noticias (La Nueva Revolución) que fundó, y su plataforma personal de YouTube, el hombre de negocios señala que los funcionarios están coludidos con los cárteles, y ofrece iPhones gratis a los miembros del público que logren capturar hechos de corrupción a través de la cámara.

Carlos MimenzaPhotographer: Brett Gundlock / Bloomberg

El principal objetivo de su enojo es con el gobernador Carlos Joaquín González, se encoge de hombros ante los señalamientos de Mimenza. Los ciudadanos tienen el derecho de vigilar a los funcionarios siempre y cuando lo hagan legalmente, pero “ninguna de sus acusaciones ha sido verificada por ninguna autoridad”, dijo Felipe Ornelas, jefe de la oficina de prensa del gobernador. Mimenza no cuestinó al anterior gobernador, que fue arrestado en junio por cargos de lavado de dinero, con el mismo grado de escrutinio, dijo Ornelas.

Principalmente empresario inmobiliario, Mimenza también tiene intereses en el turismo: posee un santuario de animales y una compañía de turismo ATV. En una entrevista en su aislada cabaña, mientras los hombres enmascarados observan las imágenes de vigilancia en las computadoras portátiles y un guardia de seguridad recorre el bosque con binoculares, el joven empresario de 43 años explica cómo comenzó su aventura de vigilante.

Un experto en informática trabaja en una cabaña en Playa del Carmen.Foto: Brett Gundlock / Bloomberg

Una de sus compañías fue robada en noviembre, dice Mimenza; Los ladrones llevaron una pistola a la cabeza de su hermana, ataron a sus empleados -muchos de los cuales abandonaron después- y robaron 800.000 pesos (46.000 dólares) de su caja fuerte. Dice que resistió el impulso de “agarrar mis cosas y dejar el país” y optó por comenzar la lucha en contra de la corrupción en su lugar. Piensa que la violencia de cárteles “es un problema que el propio gobierno ha permitido, y el mismo gobierno es el único que puede resolverlo”.

 

No es alarmante

Las autoridades de Cancún no piensan que sea un problema fuera de sus manosJulián Leyzaola, un ex jefe de policía famoso por limpiar las calles de Tijuana y Ciudad Juárez, ha sido llevado a bordo por el alcalde como consejero. Leyzaola se ha comparado con Rudy Giuliani, y acusado de similares tácticas de mano dura.

La ciudad ha despedido a 150 oficiales desde mayo por fallar en un proceso de investigación. Está sacando a los policías del servicio de guardia para patrullar las calles, según Darwin Puc Acosta, un teniente coronel del ejército que asumió el cargo de jefe de policía de Cancún en junio. “Los acontecimientos están sucediendo que no eran comunes en esta ciudad,” señaló. “Sinceramente, no los considero alarmantes. Son situaciones que pueden ser resueltas si son atendido correctamente. Y eso es lo que estamos haciendo.”

Hay mucho en juego. El turismo aporta casi el 9 por ciento del producto interno bruto de México, más que el petróleo; Es el país más visitado de América Latina por mucho.

El estado de Quintana Roo recibe 10 millones de turistas al año, un tercio del total nacional. En el primer trimestre de este año, a medida que la violencia aumentaba, las tasas de ocupación en su emblemático centro turístico de Cancún se mantuvieron bastante constantes en torno al 85 por ciento. En Playa del Carmen, fueron hasta un par de puntos porcentuales por encima de 2016.

Las empresas locales dicen que no cuentan toda la historia. Los turistas todavía podrían estar en sus habitaciones y en la playa, pero pocos están llegando a la ciudad. Las ventas en Victoria’s Secret en la Quinta Avenida, la avenida principal de Playa del Carmen, han caído un 50 por ciento. Ellos bajaron un 24 por ciento en la tienda Swatch de al lado. Martín Pérez, que espera mesas en un restaurante cercano, dijo que hace una cuarta parte de las propinas.

Muchos lugareños pueden identificar cuando las cosas empezaron a salir mal. En enero, justo al lado de la Quinta Avenida, cinco personas fueron asesinados durante un festival de música electrónica en el Blue Parrot. La voz de Pérez se apaga mientras se mira a la discoteca ahora clausurada.

“Aquí es donde comenzó la debacle de mi pueblo”, dijo.

Nota: Fuente de Bloomberg fue desarrollada con la ayuda de Dave Merrill y Melinda Grenier