Ganamos juicio de amparo en contra de las prácticas difamatorias de la prensa quintanarroense

Denunciamos a los medios de comunicación afines al gobierno de Carlos Joaquín González , a través de un juicio de amparo que fue otorgado por el Juzgado Quinto de Distrito de Quintana Roo, por prácticas difamatorias con información  falsa para denostar la imagen de un servidor, Carlos Mimenza. De esta forma buscaban amedrentar nuestras actividades en contra de la opacidad y malos manejos administrativos del gobierno actual y anteriores en la entidad.

Hemos sido contundentes en redes sociales para denunciar la falta de resultados que prometió Carlos Joaquín durante su campaña en 2016 en relación al desfalco multimillonario de las arcas públicas de Quintana Roo por parte de las administraciones de Roberto Borge y Félix González Canto.

Imagen: Toma de protesta de Carlos Joaquín

Imagen: Toma de protesta de Carlos Joaquín

Sin embargo, la ámpula joaquinista se reventó cuando revelamos a través de información de transparencia, una polémica autorización de 478 millones de pesos a la Secretaría de Finanzas y Planeación (SefiPlan) a cargo de Juan Vergara para la reestructuración  de la deuda pública del estado de Quintana Roo, recursos que no han sido transparentados en su ejecución ante la exigencia ciudadana encabeza por el empresario.

cj_juan_vergara_arcila

Juan Vergara, Carlos Jaoquín y Eduardo Martínez Arcilá

El Congreso Legislativo de Quintana Roo informó a través de una solicitud de transparencia la documentación sobre la ominosa cantidad de 478 mdp aprobada de forma discrecional para uso y disfrute de la casta poblana que gobierna el estado de Quintana Roo de la mano de Carlos Joaquín, los operadores se activaron para aceitar el aparato propagandístico del estado en contra de Mimenza a través de Luces del Siglo de Norma Madero, Pedro Canché y otros portales digitales que conforman el aparato mediático joaquinista, al puro estilo borgista pero con nuevos actores.

 

Con el juicio de amparo otorgado, demostramos la ilegalidad de las mentiras publicadas por los medios afines al régimen joaquinista, que sin pudor y ética publican lo que el cheque del gobierno del estado patrocina con el presupuesto gubernamental.